5 de septiembre de 2010

LA MUERTE DE SÓCRATES

La muerte de Sócrates
La muerte de Sócrates, es una magnífica obra del pintor neoclásico Jacques-Louis David. La tela, de 130 x 196 cm, está ubicada en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Fue realizada en 1787, cuando David ya se había convertido en un reconocido pintor de historia clásica. El autor estaba muy implicado en la Revolución Francesa, por ello la temática de sus obras versaba en torno a las virtudes morales y cívicas, valiéndose de tragedias del pasado, donde se sacrificaba la propia vida para defender las ideas. La muerte de Sócrates era ideal para hablar de todo esto, era una historia de valentía y de dignidad.
En torno al 399 a. de C. Sócrates, con 70 años, es condenado a morir bebiendo cicuta por expresarse públicamente contra los dioses ancestrales, ‘corromper’ a sus pupilos y criticar a la autoridad. En el juicio participaron 500 ciudadanos, de los cuales 280 votaron culpable. Sócrates no quiso huir, ni intentar ser ayudado por personas influyentes que conocía, para él era importante acatar las leyes. Murió con serenidad y aceptación.
La pintura representa al gran filósofo Sócrates, que fue maestro de Platón, en el momento de beber de la copa de cicuta. David elimina algunos personajes que estuvieron en el momento de la muerte de Sócrates, como su esposa, y añade otros. Junto a él se encuentran sus discípulos. Critón, su amigo y discípulo, es quien pone su mano en el muslo de Sócrates. Platón escribió el diálogo que mantuvieron Critón y Sócrates el día de la muerte de éste (os recomiendo que lo leáis). Platón, aunque no estuvo ese día por motivos de enfermedad, está sentado a la izquierda mostrando su pesar. Otra licencia que se permitió el autor fue representar a Platón anciano cuando en realidad era joven cuando murió Sócrates. Presumiblemente para mostrar la madurez y la gran capacidad de este discípulo. También aparece en la escena el carcelero que le da la copa; incluso éste se encuentra afligido. Sócrates se encuentra en el centro con gesto de estar hasta el último momento ejerciendo de maestro con sus discípulos.
Platón escribió en el Fedón los últimos momentos de Sócrates relatando cómo bebió de la copa, luego paseó para que los efectos del veneno se fueran extendiendo, empezó a notar que le pesaban las piernas, entonces se tumbó, las piernas se le fueron poniendo frías y rígidas, entonces el que iba controlando su muerte dijo que cuando el veneno le llegara al corazón, moriría.  Y ya a punto de fallecer se destapó y dijo “- Critón, le debemos un gallo a Asclepio. Así que págaselo y no lo descuides. – Así se hará. Mira si quieres algo más.”  Pero a esto ya no contestó, el maestro había muerto.

Otras entradas sobre Jacques-Louis David en el blog de Artes Plásticas:

6 comentarios:

Francisco Doña dijo...

Otra de tus magníficas entradas sobre la obra de David, y -si puedo decirlo- la que más me ha gustado.

Por suerte, el poder de las nuevas tecnologías me permitirá incluirla, hoy mismo, en mi blog.

Recibe mi más cordial y afectuoso saludo.

Ana Leal Anguita dijo...

No puedo parar de darte las gracias. La verdad es que desde que tengo este blog estoy aprendiendo mucho, gracias a los blogs tan buenos como el tuyo, y al confeccionar entradas para el mio. Un saludo.

Reyes Rodriguez Vicent dijo...

Muy bien Ana con estas entradas que nos "recuerdan" páginas de la Hª. del Arte.
La Pintura de "Historia" es impresionante. Es cierto que las composiciones son algo efectistas para conseguir impresionar y creo que lo consiguen.
Hace poco ví por primera vez los cuadros de esta temática del Prado que han estado guardados muchos años. Impresionan no solo por la temática y la ejecución sino también y muy importante por el formato, que contribuye a darle grandiosidad y efectismo.
Me encanta el formato de tu blog porque le añade lucimiento a tus entradas. El mío queda algo comprimido. Saludos cordiales.
R. Vicent

Ana Leal Anguita dijo...

Gracias Vicent. Siempre me gustó la pintura de historia. Pretendo ir aprendiendo poco a poco. Un saludo.

Manuel Sánchez Acero dijo...

Me encanta la imágen y tendré que leerme el libro que recomiendas de Platón sobre ese diálogo. Interesante!

Un abrazo universitario, Ana!

Ana Leal Anguita dijo...

Gracias Manu. Ya pronto empiezan las clases espero que te vaya muy bien el curso. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...